Defensa de la tierra y del territorio detonante de la violencia contra pueblos indígenas y afrohondureños.

Defensa de la tierra y del territorio detonante de la violencia contra pueblos indígenas y afrohondureños

  • En los últimos ocho años (2016 y el 2023), al menos, 177 personas de los pueblos indígenas y afro hondureños denunciaron estar en riesgo y ser víctimas de desplazamiento forzado, de los cuales, el 24% de los casos se registraron en el 2023, según datos revelados por la UDFI del CONADEH.

Al menos 138 quejas de personas de los pueblos indígenas y afro hondureños atendió el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH) en el 2023, de las cuales, 42 (30%) están relacionadas con casos de personas en riesgo o víctimas de desplazamiento forzado, en su mayoría por defender su derecho a la tierra y al territorio, según datos revelados por este ente estatal.

Frank Cruz, Coordinador de la Defensoría de Pueblos Indígenas y Afro hondureños declaró que, al conmemorarse los 35 años de la adopción del Convenio sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes, (1989- 2024), es menester señalar algunas situaciones que enfrentan los pueblos indígenas y afro hondureños en el país.

El profesional del derecho indicó que, de las 138 quejas atendidas por el CONADEH, de estos pueblos originarios, la Unidad de Desplazamiento Forzado Interno (UDFI) identificó a 23 hombres y 19 mujeres, pertenecientes a los pueblos indígenas y afrodescendientes, en situación de riesgo o víctimas de desplazamiento forzado.

Agregó que, de las 42 quejas atendidas por el CONADEH, en el 2023, el 57% estuvieron en riesgo mientras que, el (43%) restante fueron víctimas de desplazamiento forzado.

En este contexto, sobre esta modalidad violatoria de los derechos humanos, los pueblos indígenas y afrodescendientes más afectados fueron los Miskitus con el 76% de los casos, los Garífunas con un 17%, seguidos por los Lencas con un 5% y los Negros de Habla Inglesa con un 2%.

Cabe señalar que, las quejas del pueblo indígena Miskitu se incrementaron en un 14% y las de los Garífunas disminuyeron en un 42%, en comparación a las registradas durante el año 2022.

La mayor concentración de las quejas de personas indígenas y afro hondureñas, en riesgo o víctimas del desplazamiento forzado, tuvieron como escenario los departamentos de Atlántida, Colón, Francisco Morazán, Gracias a Dios, Olancho y Valle.

El defensor de los derechos humanos explicó que, el riesgo o desplazamiento forzado  de personas indígenas y afrohondureñas estuvo asociada a causas como las amenazas, asesinatos, extorsión, despojo de tierras, entre otras, cometidos por personas desconocidas, conocidas, bandas criminales, pandillas y por miembros del crimen organizado.

En los últimos ocho años (2016 y el 2023), al menos, 177 personas de los pueblos indígenas y afro-hondureños denunciaron estar en riesgo y ser víctimas de desplazamiento forzado, de estos, el 24% de los casos se registraron en el 2023, según datos revelados por la UDFI.

138 quejas atendió el CONADEH en el 2023

En el 2023, el CONADEH atendió  138 quejas que se focalizan con mayor relevancia en amenazas a muerte (30), la falta de acceso a la justicia y al debido proceso legal (17), a las que se suman,  abusos a la propiedad privada, omisión de respuesta a peticiones y ejercicio indebido del servidor público, entre otras.

Otro de los hallazgos revelados por el CONADEH es que, entre las instituciones más denunciadas por los pueblos indígenas y afrohondureños figuran la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), la Policía Nacional Preventiva (PNP), los juzgados de paz, de letras, las  alcaldías municipales y las Fuerzas Armadas.

La titular del CONADEH, Blanca Izaguirre expresó que los pueblos indígenas y afro hondureños enfrentan riesgos individuales y colectivos debido a la violencia y que, sus quejas están relacionadas con la problemática de la tenencia de la tierra, la defensa de los derechos humanos, así como de la defensa de sus territorios.

Los pueblos indígenas y afro hondureños siguen siendo víctimas del racismo, la discriminación y de la   desigualdad en el acceso a derechos como la salud y la educación, además, enfrentan niveles de pobreza desproporcionadamente mayores y una menor esperanza de vida.

Considera que es urgente que el Estado hondureño tome las medidas de protección necesarias para detener los desplazamientos de personas de pueblos indígenas y afrohondureños.

Honduras cuenta con la presencia  de nueve pueblos indígenas y afro hondureños, los Tolupanes, Lencas, Garífunas, Maya-Chorti, Tawahkas, Pech, Miskitus, Náhuatl y Negros de Habla Inglesa o Creoles , que continúan siendo víctimas de patrones de violencia institucional o sistemática por parte del Estado de Honduras.

Scroll al inicio