Menu

Declaratoria de los Ombudsman de Iberoamérica: Instan a los Estados promover inversión social y visibilizar la agenda de niñez y adolescencia

 

 “Las Instituciones de Derechos Humanos debemos trabajar fuertemente para que se construyan más puentes y menos muros entre nuestras culturas”, señala la FIO, ente que aglutina en su seno a 104 instituciones de defensa y promoción de derechos humanos de 21 países de Iberoamérica.

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, hizo pública hoy una declaratoria de la Federación Iberoamericana del Ombudsman (FIO), en la que insta a los Estados a promover inversión social a favor de los niños y adolescentes.

El ombudsman hondureño explicó que el ente iberoamericano emitió una decena de acciones con el firme propósito que los Estados puedan enfrentar el desafío de contribuir a poner fin a la pobreza, las desigualdades y las diversas manifestaciones de violencia de la que está siendo víctima este sector de la población.

En el documento, la FIO pide a los Estados revisar el marco jurídico específico en consonancia con los estándares internacionales, priorizando el enfoque de derechos de niñas, niños y adolescentes.

Recomienda, además, visibilizar la agenda de niñez y adolescencia y su inclusión en planes estratégicos, la asignación presupuestaria suficiente, así como la transparencia y rendición de cuentas, en el marco general de la agenda 2030.

El Defensor del Pueblo de Honduras destacó, dentro de las acciones recomendadas por la FIO, el hecho que los Estados realicen protocolos y herramientas específicas de atención integral de situaciones de niñas, niños y adolescentes

A la anterior se suma, la necesidad de generar espacios inclusivos, amigables y accesibles que faciliten el acceso a las consultas y presentación de denuncias.

Otras de las acciones están encaminadas a profesionalizar al personal que aborda la temática de niñas, niños y adolescentes, con enfoque de derechos, género e inclusión de la diversidad.

Además, de promover la inversión social en niñez y adolescencia, la FIO considera importante que los Estados puedan identificar, acompañar y monitorear las políticas públicas para este sector de la población.

Desde hace casi tres décadas, la Convención de los Derechos del Niño convoca a los organismos de Derechos Humanos a trabajar con mayor especificidad y especialidad en la población de niñas, niños y adolescentes, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 4° de dicho instrumento internacional.

“Es sabido que la adhesión, la ratificación y la sanción de leyes son un valioso inicio que abre todo un camino a recorrer”, reconoce la Federación de Ombudsman.

Sin embargo, advierte serias dificultades en avanzar para que este enfoque sea transversal al quehacer institucional y se plasme en todas las practicas.

Uno de los desafíos que enfrenta la FIO es, cómo hacer del Interés Superior del Niño un procedimiento de actuación y cómo aportar a la construcción de una cultura que ponga en el centro a las infancias y juventudes.

“Las instituciones nacionales, regionales y locales de derechos humanos debemos promover acciones de vinculación con organizaciones de la sociedad civil e incidir en la legislación y en la observancia de políticas públicas”, señala el documento.

Reitera la necesidad de visibilizar los problemas que atañen a niñas, niños y adolescentes, así como, defender, proteger y restituir integralmente sus derechos.

“Las Instituciones de Derechos Humanos debemos trabajar fuertemente para que se construyan más puentes y menos muros entre nuestras culturas”, reza finalmente la declaratoria.

Creada en 1995, la FIO, que aglutina en su seno a 104 defensores del pueblo, procuradores, proveedores, presidentes de comisiones nacionales o estatales de derechos humanos de 21 países de Iberoamérica, es presidida por la Procuradora del Ciudadano de Puerto Rico, Iris Miriam Ruíz Class.

Además, forman parte como miembros del Consejo Rector, el Defensor del Pueblo de Panamá, Alfredo Castillero Hoyos, el Defensor del Pueblo del Estado Plurinacional de Bolivia, David Tezanos, el Defensor del Pueblo de España, Manuel Fernández Marugán, la Procuradora Federal de los Derechos del Ciudadano de Brasil, Deborah Duprat y el Defensor del Pueblo de la provincia de Santa Fe, Argentina, Raúl Lamberto.

DECLARACION de PANAMA

Desde hace casi tres décadas, la Convención de los Derechos del Niño convoca a los organismos de Derechos Humanos a trabajar con mayor especificidad y especialidad en la población de niñas, niños y adolescentes, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 4° de dicho instrumento internacional. Es sabido que la adhesión, la ratificación y la sanción de leyes son un valioso inicio que abre todo un camino a recorrer.

Cómo hacerlo, cómo lograr que este enfoque sea transversal al quehacer institucional y se plasme en todas sus prácticas, cómo darle materialidad a las legislaciones, cómo hacer del Interés Superior del Niño un procedimiento de actuación, cómo aportar a la construcción de una cultura que ponga en el centro a las infancias y juventudes. Todas ellas son algunas de las inquietudes y desafíos con las que se encuentran las y los trabajadores, las autoridades y, en general, referentes del campo de la niñez y la adolescencia.

Se dice que la inquietud moviliza, impulsa a buscar, crear, innovar y –fundamentalmente- a reunirse con otras y otros. Porque en esos encuentros las ideas y experiencias se comparten, se potencian, crecen y se multiplican.

En este sentido, las instituciones nacionales, regionales y locales de derechos humanos debemos promover acciones de vinculación con organizaciones de la sociedad civil; incidir en la legislación y en la observancia de políticas públicas; visibilizar las problemáticas que atañen a niñas, niños y adolescentes; defender, proteger y restituir integralmente sus derechos; favorecer los mecanismos especializados de recepción de denuncias por presuntas violaciones a los mismos; coadyuvar en el diseño de procedimientos de consulta y participación; propiciar la profesionalización de quienes atienden directamente a este sector poblacional, así como todas aquellas acciones a las que se refiere la Observación General N° 2 del Comité de los Derechos del Niño.

En razón de lo anterior, los integrantes de la Red de Niñez y Adolescencia de la Federación Iberoamericana del Ombudsman, reunida el 14 de marzo de 2018 en la ciudad de Panamá, reiteramos este compromiso y DECLARAMOS la importancia de realizar las siguientes acciones:

1- Revisar el marco jurídico específico en consonancia con los estándares internacionales, priorizando el enfoque de derechos de niñas, niños y adolescentes.

2- Indagar en la construcción social de la niñez en cada país y en cada ámbito, lo que subyace en lo simbólico y en lo institucional, enfatizando en la voz de las niñas, niños y adolescentes y reconociendo su lugar social.

3- Visibilizar la agenda de niñez y adolescencia y su inclusión en planes estratégicos, la asignación presupuestaria suficiente, así como la transparencia y rendición de cuentas, en el marco general de la agenda 2030.

4- Plantear una estrategia institucional de abordaje “del caso al tema”, desde una perspectiva integral.

5- Realizar protocolos y herramientas específicas de atención integral de situaciones de niñas, niños y adolescentes.

6- Generar espacios inclusivos, amigables y accesibles que faciliten el acceso a las consultas y presentación de denuncias.

7- Posicionar a las niñas, niños y adolescentes en el centro de las intervenciones, entre otras, entrevistas, recomendaciones e informes temáticos.

8- Profesionalizar al personal que aborda la temática de niñas, niños y adolescentes, con enfoque de derechos, género e inclusión de la diversidad.

9- Promover la inversión social en niñez y adolescencia.

10- Identificar, promover, acompañar y monitorear las políticas públicas para la niñez y adolescencia.

En el día a día es necesario repensar y redefinir constantemente la brecha que existe entre nuestras prácticas y lo que dicen las leyes y compromisos internacionales, principalmente porque todas las vulneraciones de derechos son previsibles y evitables.

Tenemos que animarnos a mirar a los niños y niñas a su altura, para ver el mundo como ellos lo ven. Un mundo con ojos de niñez es un mundo con cultura de paz que incluye a todos y todas.

Para nuestra Federación constituye un gran desafío contribuir a poner fin a la pobreza, las desigualdades y las violencias de las cuales las niñas y niños son víctimas. Las Instituciones de Derechos Humanos debemos trabajar fuertemente para que se construyan más puentes y menos muros entre nuestras culturas.

Desde la Red de niñez y adolescencia de la FIO, renovamos nuestro compromiso, con pasión, entusiasmo y creatividad para que los nuevos desafíos sean una prioridad en cada acción y cada línea de trabajo, en todas las instituciones de las que formamos parte a nivel nacional y regional.

Una vez más decimos: Las niñas, niños y adolescentes son hoy

http://www.conadeh.hn

BOLETÍN ESTADÍSTICO SOBRE EL DESPLAZAMIENTO FORZADO INTERNO

COMISIONADO NACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS Y CONFLICTO UNAH

INFORME ANUAL 2016

Pronunciamiento FIO nº 01-2017

Interés de cumplimiento LTAIP- 2do semestre 2015

Correo Institucional

“Vanguardia de la Dignidad Humana” PLAN DE ACCIÓN 2014-2020

Tweets Recientes

REDES SOCIALES

  • 370 posts
  • 0 comments
  • 1,729 followers

Visita Página Oficial de la Junta Nominadora 2015 y su Portal de Transparencia